SOY UN LIDER

1 Timoteo 4:12

“Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.”

Somos líderes, sí en la iglesia, pero también en el trabajo, en la casa, y hasta entre quienes nos rodean.

Cada uno tiene un liderazgo que cumplir en un área específica, un don, un regalo, un propósito

En la biblia encontramos que Dios uso líderes en cada época y cada uno fue diferente en su personalidad y servicio a Dios, ninguno se parecía, todos fueron únicos, no existe nadie como tú.

Ser líder requiere CORAJE, DISCIPLINA y DETERMINACIÓN. Mientras que un gran líder puede traer gran éxito, también debe vivir el de ser juzgado y criticado.

Las Emociones en el líder afectan su desempeño, positivamente y negativamente. Las emociones producen estados de ánimo.

Las emociones son producidas por estados de ánimo y los estados de ánimo son producidos por emociones.

Un líder debe ser capaz de influenciar en los estados de ánimo tanto personales cómo los de sus seguidores, para lograr las metas que se propone.

El profeta ELÍAS, tuvo que vivir sus emociones negativas, que lo llevaron por el desierto y luego a una cueva. Dios lo busco y lo saco de ese estado de ánimo y el líder de Israel se levantó nuevamente a influenciar en otras personas.

Jesús lloró, también sufrió desprecio y persecución, su estado de ánimo en el Monte de los olivos fué al límite, pero continuo haciendo la voluntad de su padre. “Si es posible pasa de mi está copa pero no sé haga mí voluntad sino la tuya.” Jesús no permite que lo gobierne sus sentimientos. Continúa en el Espíritu y regresa a tomar la Cruz con fé y fortaleza. La oración nos ayuda, estar en la presencia de Dios cambia nuestro ánimo.

Todos tenemos un alma dónde se encuentra nuestras mente voluntad y emisiones, pero también tenemos un espíritu que escucha a Dios y está siempre dispuesto a obedecer a Dios.

“El espíritu está dispuesto, pero la carne es débil”
Marcos 14:38

Para vencer ésas emociones negativas y esos estados de ánimo que nos quieren llevar al desierto y luego terminar en una cueva debes aprender a caminar con El Espíritu Santo.

“Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.” Galatas 5:16

Las adversidades de la vida producen emociones y estados de ánimo negativos. Pero en el Espíritu Santo todo nos ayuda para bien, las pruebas producen en nosotros un excelente y eterno peso de gloria, las marcas de Jesús en nosotros sin nuestra gloria. Cambiando así nuestro estado de ánimo y nuestras emociones negativas en positivas.

Caminar con el Espíritu Santo es tener el mejor coach, el mejor entrenador, el mejor líder que el padre nos entrego para que nosotros seamos más que vencedores.

“que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados;
perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos”; 2 Corintios 4:8-9

Te das cuenta cómo el Espíritu Santo nos ayuda en nuestra debilidad y por su Gracia podemos cambiar las emociones por FE y los estados de ánimo Por FORTALEZA.

Permite que te guíe el Espíritu Santo y no tus emociones y estado de ánimo negativo. Si ves que cómo Elías ya estás en la cueva dónde no quieres volver a servir a Dios, reconoce que te está controlando un sentimiento y no el Espíritu Santo. Dios vino hoy a ti para que salgas de esa cueva.

“Y tras el terremoto un fuego; pero Jehová no estaba en el fuego. Y tras el fuego un silbo apacible y delicado.
Y cuando lo oyó Elías, cubrió su rostro con su manto, y salió, y se puso a la puerta de la cueva. Y he aquí vino a él una voz, diciendo: ¿Qué haces aquí, Elías?” 1 Reyes 19:12-13

Sal de la cueva, cambia hoy tu estado de ánimo negativo por FE Y NUEVAS FUERZAS DIOS TE DA. no te quedes en la cueva. Estás diseñado para manifestar la gloria de Dios.

Que tus acciones inspiren a otros a soñar más, a aprender más, hacer mejores.

Atte,

Pastores Daniel y Johanna Piedras
EN CASA DE DIOS