SIEMPRE TE AYUDARÉ

No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isaías 41:10

En el versículo del profeta Isaías Dios habla en este tiempo a sus hijos que están dispuestos a avivar la fe y entregarse confiado en él Dios que levanta, que sana toda enfermedad, y te sustenta, que asegura un futuro lleno de vida y salvación hasta la eternidad.

“Dios es poderoso para cambiar cualquier panorama, cualquier desierto y aleja de tu vida el temor que no permite que crezcas en el Reino” (Isaías 41:10) es una de las claves para dejar atrás toda desconfianza e incredulidad de tú mente.

Confiar realmente en Dios es descansar en él, es dejarse de preocupar al extremo, es dejar de pensar cómo solucionar esto o aquello y dejarlo en las manos de Dios, es sonreír a pesar de todo, es buscarlo a pesar que vea todo mal, es no dejar de creer en lo que él es capaz de hacer, es ver el futuro con esperanza, sabiendo que al estar en sus manos estoy seguro. “siempre te ayudaré; siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia” (Isaías 41:10) Esta es su promesa que se da cumplimiento cuando tomas la decisión de creer.

Fortalecerme en Dios es tener la plena seguridad de que pase lo que pase estaré seguro, porque él es quien me cuida y me protege, por lo tanto independientemente de la respuesta que reciba, mi vida estará segura en él.

Saber en quien hemos creído nos debe dar seguridad y confianza de que Todo estará bien, es ver más allá de lo que nuestros ojos humanos ven, es confiar más allá de lo que nuestra mente quiere hacernos pensar, es escuchar la voz divina que nos susurra al oído que todo estará bien y que no hay nada de qué preocuparse.

Un feliz día,

Att,

Pastores Daniel y Johanna Piedras
En Casa de Dios
El lugar que Dios escogió para tí.

×