SI SIENTES QUÉ TE HACE FALTAN FUERZAS

“El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas”. Isaías 40:29

David se enfrentó a Goliat un gigante más fuerte y poderoso que el. Nadie le hacía frente por que todos pensaban que no podrían vencerlo.

Hay situaciones que enfrentas, puede ser una tentación o un problema familiar, que parecen tan grandes y tan difíciles que piensas qué no podrás vencerlas.

Hoy el Espíritu Santo quiere enseñarte como vencer ésos Goliat.

David tenía algo que otros en ese ejército no tenía y era una relación con DIOS. El tenía una mentalidad diferente a los demás. Su confianza no estaba puesta en su fuerza o en su sabiduría. David dependía totalmente de Dios.
Sabía que en “su nombre” había poder, y “Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del Señor de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has desafiado.” 1 Samuel 17:45
David sabía que no era su sabiduría ni su talento, ni sus fuerzas que derrotarían a Goliat, sino confío que quién lo derrotaría era el poder Dios.

Enfréntate a ese problema confiando que DIOS te está ayudando en ésos momentos, creé en tu corazón que verás derrotado y verás caer al enemigo.

Después tomo sus armas, la honda, no la Moto sino la canchera jajajaja.
Hay perdón un chistesito. Bueno tu también debes tomar tus armas espirituales. No hagas nada en la carne, ese fué el secreto de DAVID no dejó que su carne lo controlará, dependió del espíritu.

En esta batalla que estás librando no actúes en tu carne, no actúes con enojo, ni permitas a qué la tristeza te invada. Recuerda los frutos del Espíritu Amor, Gozo, Paz, paciencia benignidad, bondad, fe mansedumbre y templanza. Cada uno es un proyectil que al usarlos desbarata los argumentos del enemigo.

El goliad trato de intimidar a David, quería que David estuviera en la carne, trató de enojarlo al ofenderlo, maldiciendo a David con groserías.
La ofensa es como una trampa de oso que si aves en ella te atrapará y dolerá, No te dejes ofender, no caigas en su trampa.

Y por último David declaraba en fe su Victoria:

Añadió David: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo.

No te canses de profetizar tu Víctoria con en ese problema. A diario y más cuando ves ésos pensamientos de derrotada vienen a tu mente. Confiesa que Dios está peleando por ti.

Señor fortalece hoy a esta persona que está pasando por está batalla, creo que tú le das las fuerzas de búfalo y renuevas su mente con esta palabra, pronto verá caer al enemigo en el nombre de Jesucristo. Amén

Att,

PASTORES DANIEL Y JOHANNA PIEDRAS
En Casa de Dios.

×