NO ROBARAS

“El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.” Efesios 4:28 

Este mandamientos nos indica un cambio de pensamientos y de actitud.

Robar es quitarle a otra persona. Es una mentalidad de desear tener fácilmente. Sin tener que pagar el precio.

Quién se queda con ajeno, se está auto-maldiciendo. Al practicar ese pecado está trayendo ruina así mismo.

Hay personas que roban en supermercados, almacenes, pero otras personas roban a su empresa, tomando se sin permiso de su autoridad lo que no les pertenece.

Maquilas 3:8-9 “;Robara el hombre a Dios? pues vosotros me habeis robado. Y dijisteis en qué te hemos robado? En vuestros Diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, por qué vosotros, la nación toda, me habéis robado “.

Dios exhorta a su pueblo a no robar, ese espíritu inmundo de Judas, por qué influencia a ser infiel con Dios y sustraer de la bolsa el dinero que es del señor.

Esos Diezmos y ofrendas que Jesús lleva en la bolsa son usados para el ministerio , para pagar arriendo, recibos y alimentos.,etc.
Al ser infiel y que darse con el diezmo estamos robando y la obra del señor se vé afectada.

Dios conoce a sus hijos, por qué tienen un sello. 2 Timoteo 2: 19 y 21 ” pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: conocé el Señor a los que son suyos; y: Apartese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo…. así que sí alguno se limpia de estás cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor y Dispuesto para toda buena obras”.

Limpiemos de ese pecado y no robemos al señor, seamos fieles y veremos cumplidas sus promesas. Seremos vasos de honra.

Efesios 4:28 “El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.”
Dios nos promete que si dejamos de robar, tendremos para compartir con otros. Habrá sobreabundancia. Muchos piensan como Judas, que no dan al señor por qué no les alcanza. No confían en el poder de Dios, no están creyendo a sus promesas.

Hoy atamos y reprendemos ese espíritu de Judas, lo hechamos fuera del pueblo de Dios en el nombre de Jesucristo. Amén.

Que sea el Espíritu Santo guiando tu Vida y limpiando tu corazón.

Att

Pastor Daniel y Johanna Piedras
Casa de Dios

×