Esta es la palabra PROFETICA que te entrega Dios hoy para tu casa para tu familia.

La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos. Hageo 2:9

Que haces cuando recibes una palabra PROFETICA?

  1. No la dejes caer a tierra .

Debes recordarla con fe y ORAR por ella con esa palabra . Por ejemplo así:

Señor gracias creo que este año 2023 la gloria POSTRERA de mi casa será mayor y dras paz a mis Hijos a mi cónyuge a mi vida, lo creo.

  1. Usa es palabra para levantar tu fe.
    Cada ves que el enemigo te ataca con pensamientos de derrota o de fracaso tu debes decirle ESCRITO ESTÁ hageo 2:9 yo le creo más a Dios que al diablo.
  2. La palabra PROFETICA es la llave para abrir la puerta de las bendiciones.

Así como una puerta está cerrada la manera de abrir es usando una llave.

Cuando crees esa palabra que Dios te da » ojo no la qué un profeta te da» sino la que está escrita en la Biblia, esa promesa es LA LLAVE, los profetas solo anunciamos al pueblo de Dios, la dirección, la edificación y la corrección de Dios. Pero LA PALABRA PROFÉTICA MAS SEGURA ES LA QUE ESTA ESCRITA EN LA BIBLIA.

Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, 2 Pedro 1:19

La biblia es la boca de Dios, hay no puedes dudar si Dios lo dijo o no, es seguro que lo que está Escrito es la voluntad de Dios.

  1. La palabra PROFETICA se activa en tu vida cuando tú creés que es para ti.

Empezarás a ver el mover de Dios en tu vida al créer en esa PALABRA PROFÉTICA.

  1. LA PALABRA PROFÉTICA QUITA LAS AGUAS AMARGAS Y LAS VUELVE DULCES.

hay personas que sienten que su vida es amarga, que su vida son sólo problemas y qué solo ven esterilidad en su tierra.

El profeta Elias fue invitado a orar por una ciudad cuyas aguas eran malas y la tierra estéril.

Y los hombres de la ciudad dijeron a Eliseo: He aquí, el lugar en donde está colocada esta ciudad es bueno, como mi señor ve; mas las aguas son malas, y la tierra es estéril. 20 Entonces él dijo: Traedme una vasija nueva, y poned en ella sal. Y se la trajeron.

El profeta trajo SAL que simboliza la «Palabra de Dios» y la echo al río.

21 Y saliendo él a los manantiales de las aguas, echó dentro la sal, y dijo: Así ha dicho Jehová: Yo sané estas aguas, y no habrá más en ellas muerte ni enfermedad. 22 Y fueron sanas las aguas hasta hoy, conforme a la palabra que habló Eliseo.

Así tú vida es sanada CADA VEZ QUE escuchas la palabra de Dios en tu congregación.

Oremos: Padre gracias por enseñarme a recibir la palabra PROFETICA, yo creo que hoy mi corazón recibe sanidad de aguas malas y mi tierra no sera más esteril, sino que producirá frutos buenos ira tí mi señor. En el nombre de Jesús amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *