JESÚS NUESTRO REDENTOR

“… creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo”
2 Pedro 3:18ª

Muchas personas no saben que Jesucristo es nuestro REDENTOR, NO ENTIENDEN Y POR ESA IGNORANCIA NO SON SALVOS.

Hoy te explicaré lo que significa ser REDIMIDO por la sangre de Jesús.

El evangelio es la mejor noticia que te pueden dar y la mejor que puedes dar.

Jesús nos liberta del pecado:

“Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos” (Marcos 10:45).

El pago un precio MUY Alto en la Cruz del calvario por rescatarnos del poder del pecado. Dio su sangre para redimirnos.

La palabra redimido significa comprar algo que estaba esclavizado.

Eso fue lo que Jesús hizo por TODOS nosotros, que estábamos esclavizados por el pecado. El vino y no redimió,nos hizo libres.

“Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero)” (Gálatas 3:13)

Nuestros pecados, merecen la maldición de Dios, pero Cristo la llevó por nosotros en la cruz conforme a la ley de Dios.
Dios trató a Jesús como si hubiese vivido tu vida, para tratarte a ti como si hubieses vivido Su vida.

Sólo alguien perfecto, sin mancha y de infinito valor podría pagar toda esa deuda por nosotros.

La justicia de Dios exige que fuera un cordero perfecto el que se ofreciera , no podría ser un hombre pecador el que redimiera la humanidad.

“Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él” (2 Corintios 5:21).

Hoy somos redimidos,libres del pecado por la fe en Cristo, ya no se enseñoreara el pecado sobre nosotros.

” Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados;
y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.” Romanos 6:17-18

Está verdad te animará a conocer la persona más preciosa a Jesucristo el hijo de Dios.

Att

Pastores Daniel y Johanna Piedras