ESTÁS EN GOSÉN

Sólo en la tierra de Gosén, donde estaban los hijos de Israel, no hubo granizo.” Éxodo 9:26

Éxodo 8:22
`Mas en aquel día yo pondré aparte la tierra de Gosén en la que mora mi pueblo, para que no haya allí enjambres de insectos, a fin de que sepas que yo, el SEÑOR, estoy en medio de la tierra;

Éxodo 10:23
No se veían unos a otros, nadie se levantó de su lugar por tres días, pero todos los hijos de Israel tenían luz en sus moradas.

Gosén, tierra ubicada en Egipto y perteneciente a Faraón.

El pueblo de Dios tiene que aprender a vivir en Egipto pero sabiendo que existe Gosén; no podemos olvidar que aunque vivimos en este mundo no pertenecemos a el.

Mientras las diez plagas se dieron en Egipto el pueblo de Dios estaba salvaguardado en Gosén. Estamos llamados a demostrar que vivimos y disfrutamos de la protección de Dios, los demás deben ver que tenemos a Cristo en nuestras vidas.

Mientras estemos en la tierra Dios está con nosotros y viviremos bajo el manual de operaciones de su reino. No podemos perder de perspectiva que nuestro cuerpo será glorificado, no estaremos permanentemente en esta tierra pues Cristo nos tiene una patria nueva esperándonos. Juan 14:1-3

Los que tenemos conocimiento de la palabra de Dios no nos dejamos embaucar por cualquier mentira pues sabemos lo que dice la escritura: Caerán a tu lado mil,
y diez mil a tu diestra; mas a ti no llegará. (Salmos 91:7)

Durante el tiempo que podamos estar en Egipto debemos saber que existe un Gosén que nos provee protección y provisión.
Nadie puede pasar a la tierra que fluye leche y miel sin antes haberse reconciliado en Gosén. Aunque haya tinieblas en muchas partes sobre nosotros amanecerá Jehová, y sobre nosotros será vista su gloria.

Si Dios tuvo detalles y delicadezas con aquel pueblo en la antigüedad, ¿Cuánto más no la tendrá con nosotros hoy que tenemos a Cristo sentado a la diestra del Padre intercediendo por nosotros? No es tiempo de tener miedo, sino de afirmar nuestros pasos y buscarle a él mientras pueda ser hallado. (Isaías 55:6).
Es tiempo de tener relación e intimidad con Dios para que la paz que sobrepasa todo entendimiento nos cubra. Los que confían en Jehová son como el monte de Sion, que no se mueve, sino que permanece para siempre. (Salmos 125:1)

Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias (Filipenses 4:6) Dios está a punto de manifestar algo grande, aunque estemos al punto del precipicio tenemos que seguir confiando, lo que nos espera en Cristo son bendiciones, victoria y paz. ¡Algo grande está próximo a hacer Dios por su pueblo!

Habitarás en la tierra de Gosén, y estarás cerca de mí, tú y tus hijos, y los hijos de tus hijos, tus ganados y tus vacas, y todo lo que tienes. Y allí te alimentaré, pues aún quedan cinco años de hambre, para que no perezcas de pobreza tú y tu casa, y todo lo que tienes. (Génesis 45:10-11)

Moverse de la tierra de Gosén, cuando Dios ha hablado una palabra implica un gran riesgo.

En Gosén hay pastos y alimentos. Esta tierra fue escogida por Dios para llevar allí a Israel y que se cumpliera todo que él había dicho. Cuando Egipto estaba atravesando juicio, Gosén gozaba de bendición. La primera función de la tierra de Gosén fue alimentar al pueblo y sobre todo a la Jacob. En esta tierra debe haber reconciliación familiar y espiritual, común acuerdo, unidad, protección y provisión. Para recibir todos los beneficios de vivir en Gosén tenemos que ser obedientes a Dios. El Padre siempre suplirá todas nuestras necesidades conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús (Filipenses 4:19).

Todo el territorio de Egipto estaba condenado por las plagas y recibirían la última plaga que era el paso del ángel de la muerte para matar a los primogénitos. Los de Gosén, no estaban exentos pues eran parte del territorio de Egipto. Aunque no podían evitar el paso de la muerte si podían ir en busca de un cordero y sacrificarlo conforme lo que ya Dios había hablado. Si el ángel de la muerte veía el cordero, tipo de la pascua no podía entrar a la casa porque en el dintel de la misma había una señal con la sangre de Cristo. ¡Jesucristo es la pascua eterna! Para cada momento difícil y de muerte está diseñada una pascua.

Para recibir todo el beneficio de estar en Gosén, tenemos que aprender a obedecer a Dios y a sacrificar el cordero. El que no tiene a Cristo, ni permite que su sangre lo limpie no cree ni obedece a Dios, está expuesto a terrible condenación y juicio.

En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo. (Juan 6:33)

Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan. (Salmos 37:25)

Gosén habla de obediencia, lugar de provisión y donde se saben las últimas noticias del cielo.

Y envió Jacob a Judá delante de sí a ,,, para que le viniese a ver Gosén; y llegaron a la tierra de Gosén. Y José unció su carro y vino a recibir a Israel su padre en Gosén; y se manifestó a él, y se echó sobre su cuello, y lloró sobre su cuello largamente. (Génesis 46:28-29)

Dios te envía está palabra por qué tú eres su pueblo, eres su hijo amado.

Att

Pastor Daniel Pierdas