DESPUÉS DE LA CAÍDA VIENE EL LEVANTARSE.

Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse; Mas los impíos caerán en el mal. Prov. 24:16

ya te diste cuenta que en la vida llegan tiempos de llorar pero también de reír, tiempo de caer pero luego de levantarse. Tiempo de pruebas y luego tiempo de victoria. Todos pasamos por una caída, una derrota o un fracaso. Un robo o una pérdida de una relación. Dónde la tristeza inunda tu alma y no sabes cómo levantarte de esa circunstancia.

El Apóstol Pablo vivió en carne propia lo que es ser literalmente derribado ya que por la obra del Señor fue apedreado y casi asesinado (Hechos 14.19)

El haber sido derribado no debe ser sinónimo de haber sido derrotado, debemos tomar el ejemplo de Pablo y sacudirnos cualquier polvo que traigamos del pasado y decir como él mismo dijo. (2 Corintios 4:8-9)

Que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; 9 perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; 10 llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos”. 2 Corintios 4:8-10.

TE PUEDES LEVANTAR CON LA ACTITUD DE FE EN LA PALABRA DÉ DIOS

Dios no nos ha engañado el siempre nos dijo que en este “mundo habría aflicción y problemas, dificultades , caídas, persecuciones pero el lo prometió: estaré contigo todos los días hasta el fin.”

El prometió darte paz en medio de la tormenta, y llevarte a la otra orilla.

Aún dijo que la casa sobre la roca, el viento la golpeará, la fuente lluvia y el río darían con ímpetu contra tu casa, al igual que la casa sobre la arena. El nos estaba explicando que nos pasarán cosas como la gente que no tiene temor de Dios. Pero nos dijo que hay una gran diferencia y es que no caerá la casa sobre la roca, no será destruida. Tal ves se caiga una puerta o una ventana pero se podrá arreglar.

Tu eres esa casa que ha sido golpeada pero este no es tu final. Es el comienzo de una nueva etapa de tu vida.

Te puedes levantar como Pedro después de negar tres veces a Jesús, su proceso lo ayudo para amar más a Jesús.
Sansón después de caer en pecado y apartarse de Dios, volvió a levantarse y al final se reconcilia con Dios.

Después de la caída solo queda Jesús para levantarte y ayudarte. El está contigo siempre y en está nueva etapa de tu vida, que estás empezando a levantarte podrás lograrlo tomando la mano de Jesús, escúchalo y obedece sus consejos.

Hijos míos no permitan que los dominen pensamientos de derrota, yo te ayudo, no te he desamparado estoy contigo y te levántare de esta caída. Te amo y cuidare de ti y tu familia.

Un Feliz día, No temas, confía en Dios y el hará.

Att,

Pastores Daniel y Johanna Piedras
En Casa de Dios