12 Y sembró Isaac en aquella tierra, y cosechó aquel año ciento por uno; y le bendijo Jehová. 13 El varón se enriqueció, y fue prosperado, y se engrandeció hasta hacerse muy poderoso. Génesis 26:12-13Los principios de Dios no fallan son verdaderos y poderosos.La biblia enseña que dando se recibe. Que todo lo que el hombre sembrare eso COSECHARA. Y si siembra generosamente también si cosecha será generosa.2 Corintios 9:66 Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.Hay 4 principios básicos que gobiernan la ley de la siembra y la cosecha.*1. La Semilla Tiene que ser Plantada para poder Cosechar.*El primer principio básico de esta ley esto parece muy lógico y claro, pero se sorprenderían de la cantidad de gente que espera obtener cosechas de algo que nunca sembró. ¡Nunca vas a cosechar una semilla que tienes guardada! Marcos 4:26-29 “Jesús continuó: El reino de Dios se parece a quien esparce semilla en la tierra. Sin que este sepa cómo, y ya sea que duerma o esté despierto, día y noche brota y crece la semilla. La tierra da fruto por sí sola; primero el tallo, luego la espiga, y después el grano lleno en la espiga. Tan pronto como el grano está maduro, se le mete la hoz, pues ha llegado el tiempo de la cosecha.”, Sembrar y cosechar es un acto de fe. Es un acto de fe, porque no vemos que nada ocurre de inmediato. Es decir “Yo creo que algo grande va a ocurrir porque estoy plantando esta semilla”. *2. Escoge el terreno y la semilla.*Las dos son igual de importante para que se de la cosecha. El mejor terreno para sembrar es el Reino de Dios y escoje cuál vas a sembrar existen 4 maneras de sembrar: El Diezmo, la ofrenda, el voto, y las primicias. Son SEMILLAS financieras que producen cosechas financieras.*3. Cuida tu semilla.*No solo es sembrarla y ya, luego debes abonarla estar pendiente de su crecimiento y cuidarla de que crezca y así cosecharás sus frutos.En lo espiritual debes ORAR por tu trabajo, debes seguir abonando tu SEMILLAS con la obediencia a la palabra de Dios, debes salir a trabajar con fe, y cuidar tus semillas de las plagas del pecado que no se peguen para que no maten lo sembrado.Por eso tenemos que preguntarnos: ¿Qué estoy sembrando? ¿Para quién estoy sembrando? ¿Qué tipo de semillas estoy sembrando? ¿Estoy sembrando para mí o para Dios? Jesús nos enseñó que debemos sembrar nuestra propia vida, que no podemos aferrarnos a ella y que debo dedicar mi vida a Él.Juan 12:25 nos dice “25 El que se apega a su vida la pierde; en cambio, el que aborrece su vida en este mundo la conserva para la vida eterna.”*4. Recibe tu cosecha*La cosecha de nuestra siembra no sólo es dinero también es salud, paz Amor, gozo, alegría felicidad, santidad. Lo que si he podido comprobar es que honrrando a Dios con muestras Primicias los primeros frutos que reciba se cumple proverbios 3:9-10.*Honra a Jehová con tus bienes,Y con las primicias de todos tus frutos;10 Y estarán llenos tus graneros con abundancia, Y tus lagares rebosarán de mosto.*No te comas la semilla si la siembras dará fruto. Toda semilla tiene el potencial de ser un gran árbol y dar muchas cosechas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.